¿Cuál es la actitud de tus hijos cuando se equivocan?

Equivocarse es una parte importante del crecimiento de todo niño. De esta forma, va entiendo qué es lo correcto y lo que debe hacer para corregir alguna equivocación. Dentro de este aprendizaje, nosotros como papás tenemos una responsabilidad primordial: enseñarles la importancia del perdón. Debemos inculcarles que es valioso no solo
disculparse si han ofendido, sino también perdonar a alguien si hizo algo que no nos gustó.

Eso sí, lograrlo no es fácil. A los chicos, como a los adultos, les cuenta admitir que se equivocaron o no entienden por qué deben disculparse. Por eso, desde pequeños, aprender a pedir perdón es fundamental, pues en el futuro les ayudará a ser más solidarios. Además, no debemos olvidar que perdonar es expresar nuestro cariño y amor por una persona. Así, tendrán consideración por los sentimientos de los demás y pensarán en las consecuencias de sus actos.

¿Cómo hablarles acerca del perdón según la edad?

Enseñarles la importancia del perdón a nuestros hijos es una ayuda para que ellos sean niños más maduros y atentos. Sin embargo, hay que considerar que, según su edad, debemos tener cuidado cómo les inculcamos este valor. Los niños menores de 5 años todavía no son conscientes de sus errores y realmente no se responsabilizan por
ellos. Por eso, podés empezar por establecer límites y ayudarlos a distinguir lo bueno de lo malo.

Al contrario, los chicos de más de 5 años ya comprenden si algo que hicieron es correcto o incorrecto. Además, son conscientes de si sus actos pueden o no herir a alguien. Por lo tanto, a ellos sí les debés inculcar la importancia de pedir disculpas sinceras y remendar sus errores. A continuación, te daremos algunos consejos para lograrlo.

¿Cómo les podemos enseñar a pedir perdón?

PerdónServir de ejemplo: los papás somos los primeros modelos a seguir de nuestros chicos. Así que, cuando te equivoqués o estés enojado con alguien, lo importantes es demostrarles a los niños el valor del perdón.

Mantenerse neutral: ante las situaciones conflictivas, los papás no debemos defender tajantemente a nuestros pequeñines ni justificarlos. Sobre todo, si es un conflicto entre nuestros hijos, lo importante es ayudarlos a analizar la situación y pedir disculpas. De esta forma, mantenemos la armonía familiar y ayudamos a que los chicos aprendan a solucionar los conflictos solos.

Controlar las emociones: no sirve de nada regañar a tus hijos y exigirles que se disculpen si estás enfadado. Hay que hablar tranquilamente para inculcarles el valor del perdón y el respeto por los sentimientos de los demás.

Explicar las razones: para aprender a pedir perdón, los niños deben comprender la situación y entender lo que han hecho mal. Así, podrán ir formando un sentido de responsabilidad y sabrán enmendar sus equivocaciones.

Dar apoyo: a los chicos más pequeños les resulta difícil pedir disculpas. Por eso, si deben pedirle perdón a alguien, dales tu apoyo, pues así se sentirán más cómodos y seguros.

No insistir: aunque sepamos que pedir disculpas es lo correcto, los chicos, por sentirse presionados, van a pensar que es algo vergonzoso. Por lo tanto, la idea no es forzarlos, sino que ellos mismos vayan a perdiendo a pedir disculpas sinceras.

Ser perseverantes: de la noche a la mañana, los niños no van a aprender la importancia del perdón. Es un proceso que lleva tiempo, así que debés ser paciente y no rendirte. Está atento a sus comportamientos e, incluso, felicitalo cuando, por iniciativa propia, se disculpa o perdona a alguien.